MANTENIMIENTO BASADO EN CONDICION

¿Qué es el Mantenimiento Predictivo Basado en Condición?

El Mantenimiento Basado en Condición (CBM) por sus siglas en inglés, es una gestión que plantea soluciones de reparación o reemplazo en base a la condición actual o futura de la maquinaria. Este tipo de mantenimiento permite disponer de la mayor cantidad de datos objetivos sobre la maquinaria, pudiendo identificar los posibles errores o posibles fallos de la máquina antes de que pasen y permitiendo anticiparnos a ellos. Esto es posible mediante un análisis continuo y prolongado en el tiempo, que nos permite ver las variaciones o cambios drásticos en el funcionamiento de la máquina y que puede suponer un error futuro, o un punto de inflexión en el funcionamiento del sistema de mantenimiento.

El Mantenimiento Basado en Condición representa un paso más en la evaluación de las estrategias de mantenimiento. Consiste básicamente en renunciar a pensar que podemos predecir con exactitud la vida de las piezas que componen un equipo, y por tanto, supone renunciar al mantenimiento sistemático consistente en realizar determinadas tareas por horas de funcionamiento o por periodos de tiempo.

Según la norma EN-13460:

El diagnóstico de los equipos e instalaciones es la base de la estrategia de mantenimiento por condición según la cual los equipos se examinan por diferentes técnicas y a partir de este examen se decide si merece la pena intervenir o no en dicho equipo o instalación. El concepto de parada sistemática que se organiza en determinadas instalaciones de forma periódica para llevar a cabo multitud de sustituciones y trabajos sistemáticos, incluso el concepto de vida útil   predecible de una pieza, dejan paso a un concepto más eficaz y económico: se interviene si merece la pena intervenir. “Si funciona no lo toques” es ahora un principio fundamental de   mantenimiento, aunque es imprescindible complementar este principio con un “(…) pero obsérvalo”.

El Mantenimiento Basado en Condición fundamenta sus decisiones en el diagnóstico de los equipos y en actuar en ellos sólo si hay síntomas de que hay una degradación en un elemento que requiere una acción: limpiar, apretar, engrasar, reacondicionar, sustituir. El hecho de anticiparnos a cualquier cambio que puedan experimentar los equipos, hace que la planificación del trabajo de mantenimiento sea mucho más corta y precisa, reduciendo tiempos de parada, costes de repuestos y también gastos referidos al tiempo que necesitan los técnicos para reparar la máquina.

Algunas de las funciones que nos permitirá integrar un sistema de Mantenimiento basado en Condición, son:

  1. Detección de posibles grietas, rupturas o desgastes de las piezas.
  2. Identificar el momento en el que se producirá un fallo funcional en los equipos, permitiendo anticiparnos a él.
  3. Reducción de los costes de mantenimiento.

Ventajas del Mantenimiento basado en Condición

Crear una filosofía de Mantenimiento basado en Condición nos permite adquirir un mayor ahorro, frente a las técnicas de mantenimiento preventivo tradicionales, ya que nos permite optimizar los tiempos y calcular cuando es realmente necesario parar las máquinas.

Las principales ventajas:

  • Mayor seguridad laboral en el centro o planta.
  • Mayor vida útil del equipo.
  • Reducción del tiempo de reparaciones.
  • Menor impacto medioambiental.
  • Reducción del número de accidentes.
  • Nos permite optimizar mejor los recursos de los que disponemos.

 

En definitiva, se trata de un tipo de mantenimiento que es una inversión que a medio/largo plazo, resulta muy rentable y que además desde el primer momento contribuye a minimizar  posibles problemas de productividad de los equipos, evitar y anticipar los fallos críticos, y tener un conocimiento total de qué es lo que está pasando durante todo el proceso para poder tener todo controlado.

 

UNCIA-DEPARTAMENTO DE INGENIERIA

      Ing. Edilberto Huamán Castro